Si la vida te da limones, haz limonada. Y si te da una pandemia, abre una dark kitchen.


Términos como "entrega a domicilio" y "pedidos online" pasan a formar parte de nuestro vocabulario cotidiano desde el inicio de la pandemia. Y es que nuestros hábitos de consumo han cambiado hacía un modelo que nos permite disfrutar de la comodidad de la comida de restaurante sin salir de casa.  Además, el 65% de españoles cree que estas tendencias permanecerán aún después de la pandemia. ¿Por qué? La falta de tiempo para cocinar, el querer una comida en concreto o tener platos elaborados para ocasiones especiales parecen ser las principales motivaciones de pedir a domicilio. En cualquier caso, muchos hosteleros están aprovechando esta tendencia 

¿Qué son las dark kitchens o cocinas fantasma?

El concepto de dark kitchen (ghost kitchen o cocina fantasma) no tiene nada de oscuro. Son locales de comida que precisamente se han especializado en este formato de consumo: la entrega a domicilio. Y no es de sorprender, ya que esta rama de la hostelería representa ya casi 1.800 millones de € en España.

No son restaurantes ni casas de comida para llevar, ya que el consumidor final no tiene la posibilidad de acudir al local a comer ni tampoco a recoger pedidos. La única forma de hacerlo es operando online. En la mayoría de casos, estos pedidos se hacen a través de apps de terceros como Deliveroo, Glovo o Just Eat, en las que se pueden encontrar una gran variedad de marcas.

¿Cómo funciona una dark kitchen?

En primer lugar, el consumidor accede a una app en la que puede ver la oferta de envíos a domicilio. Normalmente, como hemos mencionado en el párrafo anterior, esta app suele ser de terceros y está orientada a englobar varias marcas de comida. Esto significa que no es necesario tener una página web o aplicación propia, aunque las grandes marcas las tienen por el volumen de pedidos que manejan. Dentro de esta app es posible filtrar por precio, tipo de comida y ver ofertas especiales. Todo esto son herramientas que la marca puede utilizar para posicionarse y generar más pedidos. 

Después de escoger los productos deseados, el cliente hace el pago a través de la propia app y la dark kitchen comienza a prepararlo. El proceso de preparación será exactamente igual que el que ocurre cuando a un cliente le toman nota en un restaurante. Finalmente, cuando el pedido está listo, un repartidor (también llamados "raiders") pasa a recogerlo y se lo entrega al cliente. 

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de las dark kitchen?

Potencial cliente:
La característica que más diferencia a las dark kitchens del resto de la hostelería es la separación entre el local y el cliente, lo que tiene sus ventajas y desventajas. La principal ventaja es que el modelo de negocio no depende del flujo de gente o la ubicación, y quizás esta sea una de las razones por las que está teniendo tanto éxito durante la pandemia. En la rama más tradicional de la hostelería, la ubicación del local es uno de los factores clave que determina el éxito del negocio ya que, en general, cuanta más gente pase por delante, más probable es que alguien entre y se siente a comer. 

En una dark kitchen, en cambio, lo que cuenta no es su presencia física sino su presencia digital. Esto permite a las marcas llegar a públicos más amplios y tener más margen de maniobra. Es decir, es un local físico, si la ubicación falla, cambiarla supone un coste muy grande. En cambio, en una página web o una red social, si no se tienen suficientes visitas hay infinidad de estrategias de marketing que se pueden implementar con un coste muy reducido.

Inversión
Otra gran ventaja es que las cocinas fantasma suponen una menor inversión frente al restaurante tradicional. Al no haber una zona de comedor, el primer punto en el que podrás ahorrar es mobiliario, ya que no necesitarás mesas, sillas ni decoración. Además, para cocinar una cierta cantidad de menús la zona necesaria para operar será menor. A esto le sumamos que el local desde el que cocinamos no necesariamente estará en una zona céntrica, por lo que también supondrá en muchos casos un ahorro por la localización. Y si te preguntas cuánto puede costar montar una dark kitchen, ve a nuestro blog que en otro de nuestros artículos encontraras la respuesta. 

El proceso de creación de una marca de dark kitchen, además de ser más económico que un restaurante tradicional como acabamos de ver, también es más rápido. Esto hace que más hosteleros y emprendedores se animen a probar con este modelo. 

En conclusión, las dark kitchens pueden ser tanto de restaurantes que desean complementar su servicio de entrega a domicilio, como de marcas que operan solamente online, por lo que su presencia en la hostelería está creciendo a un ritmo muy rápido. Según Deliveroo, el 81% de los locales de comida tienen en mente invertir en servicios de entrega de comida para que este modelo se convierta en la base de su negocio. 

Como hemos visto, el atractivo de las dark kitchens está sobretodo en que requieren una menor inversión, en general son más fáciles de operar y son negocio más flexibles en cuanto a marketing. Por todo esto, es una tendencia que ha llegado para quedarse, como indican las estadísticas.
Si quieres averiguar qué necesitarías para abrir tu propia dark kitchen, heos dejado en otro artículo de nuestro blog toda la información.
 

Comentarios

Contribuir

¿Quieres actualizaciones de Rentastic en tu bandeja de entrada?

Regístate para ser el primero en enterarte